lunes, 11 de octubre de 2010

Amanecer desde el Aljarafe

Se agitan entre dos luces
nubes de raros colores
sobre los mansos alcores
de estos ocres andaluces.
Sobre la tierra, las cruces
de un cementerio cercano
y más abajo, en el llano,
bajo un cielo extraño y gualda
despereza la Giralda
su perfil vago y lejano.

2 comentarios:

  1. Seguimos disfrutando de buena poesia.

    ResponderEliminar
  2. Y yo sigo agradeciéndole su amabilidad, Roque.

    ResponderEliminar