viernes, 19 de agosto de 2011

Mastín napolitano

Grande, inmenso, cejijunto
por detrás de la cancela,
acechante centinela
de mi paso a la hora en punto.
Tan atento a todo asunto
que pareces un espía
cuando cruzo cada día
con silencio precavido
aguardando tu ladrido
por tu chalet de la ría.

2 comentarios:

  1. Me imagino a ese perrazo protector tras la cancela de un bonito chalet. ¡Qué fieles son los perros pero cómo asustan!
    Me encanta todas sus décimas y me hace mucha gracia la del tobogán porque me imagino a un niño risueño que termina con un chichón en la frente.

    Muy bonita sus décimas y muy veraniegas.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Euclides, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar