martes, 13 de noviembre de 2012

Brindis por el sol



Ya casi te había olvidado,
radiante esfera de fuego,
señor del tiempo, ojo ciego
que iluminas lo creado.
Vuelve ahora a nuestro lado,
llama triunfante en belleza.
Otra vez el mundo empieza
a ser forma y claridad
y en tu eterna majestad
se diluye la tristeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada