sábado, 10 de noviembre de 2012

Barrio abandonado

Silencio, calles estrechas,
los caserones derruidos
y en los patios escondidos
jaramagos como flechas.
Abatidas, contrahechas
no resisten las cornisas.
Pasa una anciana con prisas
y dos bolsas del mercado
recordando, con cuidado,
otro tiempo, otras sonrisas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada